De misionero a Sacerdote


Se cumplen 50 años de vida sacerdotal de Monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, Arzobispo de la Arquidiócesis de Tunja, quien en dos ocasiones, y en total durante nueve años estuvo al frente de la Conferencia Episcopal Colombiana. Un bogotano que sin pensarlo, hace casi veinte años llegó a liderar el proceso de la iglesia católica en Tunja.

Castro Quiroga se ordenó como Sacerdote en el año de 1967, luego de iniciar su camino en la vida sacerdotal buscando recorrer países que le habían cerrado las puertas al catolicismo, durante sus estudios, en Tunja, Bogotá y Roma, sólo pensaba en viajar a países del África, Corea, y otras naciones en las cuales pudiera llevar el mensaje de Dios y sembrar la semilla de la iglesia.

Los primeros años logró recorrer algunos de esos lugares que soñaba, y estando en Roma, fue llamado desde Colombia a informarle que ahora era el Obispo de San Vicente del Caguan, en una época en donde la violencia estaba muy marcada y la guerrilla de las Farc, habían tomado el sur del país como su territorio, allí tuvo que ser misionero con los guerrilleros, conoció de primera mano la vida en la selva y el dolor de los habitantes que continuaban en su tierra, aunque inundados de minas, balas y odio.

Uno de los capítulos más amargos en sus cincuenta años de trabajo, según lo contado por Monseñor en Última Hora Noticias, fue en San Vicente, cuando a los pocos días de visitar una comunidad cercana a un campamento del Ejército, la guerrilla fraguó una masacre donde la mayoría de militares fallecieron, y 70 que sobrevivieron fueron secuestrados. A los pocos días se informó que uno de los fallecidos era del municipio, por lo que hicieron sus honras fúnebres, al término de las cuales, la progenitora del fallecido se acercó a Monseñor y le aseguró que no era su hijo a quien habían enterrado, desde ese momento Monseñor se puso en la tarea de buscar la verdad del caso, y se reunió casi que a diario con la guerrilla para pedir las explicaciones del caso, al término de varias citas, los guerrilleros accedieron a las pretensiones de Castro Quiroga, y le entregaron a los 70 secuestrados, entre ellos, el hijo de la señora.

Llevando 13 años en San Vicente, lo llamaron a ser Arzobispo de Tunja, y desde ese momento, hace casi 20 años, ha estado trabajando por la zona central del país, durante dos años también dirigió la Diócesis de Duitama y Sogamoso, y estuvo presente en el proceso de Paz con las Farc, entre otras tareas que ha adelantado en la capital boyacense.

Monseñor sigue jugando básquet, es uno de sus hobbies, hasta hace unos años jugaba fútbol, pero decidió dejarlo cuando empezó a tener problemas en sus rodillas. No le gusta el baile, pero disfruta comiendo pasta y tomando una buena copa de vino.

Foto: Última Hora Noticias.
Comparte en Google+

0 comentarios:

Publicar un comentario

COPYRIGHT © 2017 ÚLTIMA HORA Noticias. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.
Teléfono: 304 415 90 30 | Correo: contacto@ultimahoraboy.com